LA “PRIMA” DE RIESGO SE LLAMA ANGELA

La Unión Europea se parece cada día mas al juego del Monopoly. Invertimos en suelo, planificamos y proyectamos estrategias, construimos casas, hoteles, nos hipotecamos y hacia el final de la partida surge ese jugador mediocre, gris, que no ha aportado mucha emoción al juego, ha comprado poco y se ha dedicado a cobrar al resto de los jugadores cada vez que pasaban por su casilla. Pero este jugador tenía un as escondido en la manga, se encargaba de la banca, y de esta forma nos tenía a todos controlados, conocía nuestras fortalezas y debilidades. Para consolidarse, en un momento determinado … Continuar leyendo…

Facebook