Gente corriente

Gente corriente En estos últimos treinta días la correlación de fuerzas en la política canaria ha dado un vuelco histórico. Fruto del hartazgo de la ciudadanía y de años de políticas realizadas de espaldas al pueblo, ha llegado una necesaria renovación. En Fuerteventura el resultado ha sido histórico, los marqueses y condes de antaño han sido descabalgados de sus poltronas. La Oliva y La Matilla han dejado de ser referente territorial y ha llegado el momento de la gente corriente. La diversidad del mapa político resultante ha propiciado la confluencia de diversas fuerzas para gobernar en las distintas instituciones haciendo … Continuar leyendo…

Tagoror

Tagoror En tiempos remotos los ancianos del pueblo o los dirigentes, se reunían puntualmente en asamblea –tagoror– para hablar de justicia o religión. Dejemos a un lado la religión –asunto capital en otros foros pero no en este– y ciñámonos a la justicia. Justicia en cualquiera de sus acepciones. Justicia distributiva, procesal, retributiva o restaurativa. Cada una con sus particulares acepciones e intereses, pero nos centraremos en la Justicia Social. La Asamblea –Tagoror– podría asimilarse en la actualidad a las reuniones que periódicamente se celebran en nuestros Ayuntamientos, en las cuales se busca –o debería buscarse– el reparto justo y equitativo de los … Continuar leyendo…

Elecciones: Menos es mas

Elecciones: menos es más. Esta frase se le atribuye a un importante arquitecto para la historia de la arquitectura, se trata de Ludwig Mies van der Rohe. Mies, junto a Walter Gropius y, principalmente, a Le Corbusier, fueron los grandes maestros de la arquitectura moderna. Si hablamos de “menos es más”, estamos hablando de minimalismo, de reducir algo a lo mínimo, a los elementos esenciales que componen la cosa. Todo lo demás disturba. Si te fijas en la imagen que encabeza este artículo podrás comprobar la ausencia de artificios, nada más que un lienzo, una frase y nuestro firme compromiso por alcanzar … Continuar leyendo…

Hasta siempre compañeros, hasta siempre. Gracias.

La última palabra que pronunció Rubalcaba en su despedida fue una palabra sencilla, de esas palabras que nos enseñan desde pequeñitos, una palabra fácil de utilizar pero a su vez difícil de interpretar la sinceridad del que la pronuncia. En este caso concreto no hubo dudas de la sinceridad de nuestro compañero pues una vez pronunciada y dejando atrás su puesto orgánico –que no su relevancia– volvió a sus quehaceres previos a su extensa, fructífera y excepcional vida política. Lo dio todo –muchos años de su vida– al PSOE y a España y no reclamó ninguna prebenda por sus servicios … Continuar leyendo…

Facebook