PELEA POR EL CAMBIO

Sentido común, no pedimos más,... ni menos.

Esto ya está en marcha, ya se han pegado los típicos carteles y comienza la lluvia de propuestas y ocurrencias.

Se nos pedirá en breve que decidamos entre uno u otro candidato, seamos realistas, sólo hay dos posibilidades, el resto no pasan de figurantes en este sainete.

En los diversos medios, lease televisión, radio, prensa escrita o internet, se nos cuelan a todas horas los candidatos con sus “mensajes estrella”, y es en este punto donde me llama poderosamente la atención la machacona repetición de una frase simple y enormemente simplista, por parte del candidato de la derecha.

Su mensaje viene a decir aproximadamente, “no se puede gastar más de lo que se tiene”.

¿Y con esta “idea-fuerza”, como se las llama ahora, Rajoy pretende dirigir un país?

¿Hacia donde?

Siendo este un principio que yo mismo he defendido referido a ámbitos privados y familiares, no creo que sea aplicable a todo un país.

¿Acaso puede cualquier Estado avanzar sin recurir en ningún momento al endeudamiento?

Esta idea de, ámbito privado, y aún asi discutible, al aplicarla “políticamente” a todo el Estado se convertirá irremediablemente en una pobre ocurrencia.

Parece que Mariano Rajoy se está amilanando a medida que se acerca al ojo del huracán de la crisis, está claro que lo veía todo más claro desde la oposición.

Cada vez que le escucho, aunque se le escucha cada vez menos, veo más claro que lo vamos a pasar mal, muy mal, porque las ideas brillan por su ausencia.

Al menos al otro lado del ring se anuncia pelea, coraje y entrega, a sabiendas de que lo más probable es que Rubalcaba salga K.O. de este combate y tenga que retirarse definitivamente.

Aún así, yo prefiero pelear, será por romanticismo o porque pretendemos avanzar aunque sea asumiendo riesgos.

(Visited 12 times, 1 visits today)

2 thoughts on “PELEA POR EL CAMBIO

  1. Me parece que tras los años que ha llevado el Gobierno (PSOE) sin hacer nada realmente productivo para el país, más deprimente ha sido la oposición (PP) que lo único que ha hecho asido criticar al gobierno de lo mal que lo está haciendo, pero sin aportar nada, más bien poniendo trabas para dejar en evidencia la mal gestión del gobierno. Es por tanto que si uno no ha sido capaz de sacar adelante la situación en estos años con el poder en sus manos, menos aún lo haría el otro que no sabe realmente por donde tirar ni poner remedio a la situación pues su único objetivo es alzarse con el poder cueste lo que cueste. Ya de por sí el propio PP está adelantando su propio fracaso con el anunció de sus recortes, ¿os imagináis los recortes a las subvenciones de ayuda a desempleados que son miles y los cuales se queden sin medios de subsistencia, nuestros ancianos que se les recorten sus pensiones o su asistencia a nuestros enfermos, que se queden cada vez con menos prestaciones? ¿Qué pasará cuando haya miles de familias todos en paro sin prestaciones, desahuciados de sus viviendas y sin tener que comer? Pues eso es lo que va a suceder, si el PP recorta todo los gastos que quiere recortar. Pues lo que no va a recortar los beneficios de las grandes empresas, ni va a repartir beneficios de las empresas en forma de impuestos, si no al contrario va a fomentar aún más a las grandes empresas y Bancos dándoles subvenciones, para que ganen más en el nombre de la creación del empleo y que todo siga igual… el pobre más pobre y el rico más rico.
    ¡Y UNO DE LOS DOS SEGURO QUE SALE ES INEVITABLE!

  2. Me parece más pretencioso ese “pelea por lo que quieres”. ¿Cómo va a pelear por nada un partido que ha demostrado en estos últimos tiempos más carencias que “fuerzas” para luchar “lo que queremos”?
    Es realista un “no se puede gastar más de lo que se tiene” porque es lo que estamos viviendo hoy en día cada uno de los españoles del país, por lo menos eso veo yo, entre el ámbito estudiantil, gente haciendo cuentas para ver si a final de mes se podrá permitir tomarse un café de más en la cafetería de la facultad.
    Quizá la realidad sea menos romántica, pero no creo que sean tiempos para el romanticismo, y menos en política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.