La Primavera está al caer

La Primavera está al caer.

La negativa –hasta el momento– de apoyo a la Ley de Presupuestos por parte de los nacionalistas, está impregnando el ambiente con un cierto aroma primaveral inconfundible.

Inmersos todavía en el aquelarre andaluz –que ya damos por descontado y amortizado– y cada vez más convencidos de que no habrá presupuestos, nos disponemos a iniciar ya el estéril debate de la fecha de los próximos comicios y así pasaremos tres meses si el Presidente Sanchez no lo remedia.

Mayo se erige como una posibilidad inexplorada por el hecho de coincidir Autonómicas, Municipales y Europeas que en nuestro caso concreto nos llevaría a disponer de un entramado de siete urnas.

Las consecuencias derivadas de tal cúmulo de elecciones, en donde se dirimen múltiples batallas y se atiende a distintos intereses según que administración se este eligiendo es lo que hace de esta opción una de las más extrañas y disparatada.

Todo dependerá –en última instancia– de la capacidad que demuestre el Gobierno para moverse entre decreto y decreto, de la tensión que se propongan ejercer las fuerzas de la derecha y del aguante a la presión del pusilánime Pablo M.

Con este panorama político tenemos por una parte a los que ansían que llegue la primavera, que no son otros que PP y Ciudadanos.

Estos partidos –inmersos en su particular lucha fratricida– no pierden cualquier oportunidad para dibujar un futuro sombrío, aterrador si Pedro Sánchez se mantiene en el poder.

Pero los argumentos suelen mantenerse en el nivel de las insidias, los insultos y las provocaciones, sin un sólo razonamiento político de calado.

Y por otro lado nos encontramos la firme decisión de intentar revertir parte de los destrozos ocasionados por la política de M. Rajoy.

No sabemos quien ganará la partida pero lo que si podemos adelantar es que 2019 será un año complicado por la parálisis que provocan indefectiblemente las elecciones.

Si el Gobierno no encuentra los apoyos suficientes para mantenerse nos veremos en las urnas en marzo –casi seguro– evitando de esta manera un super domingo que podría resultar un fiasco.

Si el Gobierno consigue aglutinar un pequeño grupo que apoye ciertas leyes de un cierto significado social podríamos entonces tener un cierto respiro hasta el otoño, ¿octubre quizás?

Está por ver.

El que no tiene ningún tipo de problema es el de la foto pues puede estar al mismo tiempo en la playa gritando contra las maniobras militares y al próximo cuarto de hora subirse a una fragata para bombardear esa misma playa, así es la política nacionalista de ATI-CC, a ellos les da lo mismo marzo, mayo u octubre pues creen tener la poltrona asegurada.

Y hasta ahora así ha sido, ¿se lo volveremos a permitir?

 

 

(Visited 35 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook