ESTA CASA ES UNA RUINA

Suma y sigue,…

La avances tecnológicos, internet, móviles, tablets, etc,… nos dan una ilusoria sensación de cercanía, de ubicuidad. Nos atrevemos a opinar sobre lo que sucede en un pueblo perdido de Canadá o Nueva Zelanda como sí estuviésemos allí mismo departiendo con sus vecinos.

Hablamos con autoridad sobre el tráfico de California o de los problemas de aparcamiento de Los Angeles sin despegarnos de nuestra silla y nuestra ventana al mundo, el ordenador.

Esta manera de relacionarnos virtualmente con nuestro entorno, en el caso de Fuerteventura, va camino de ser la única manera de “ver” mundo.

Esta semana, como muchos de uds. ya habrán oído, viajar “desde Fuerteventura” a la península se vuelve más difícil.

Y les aseguro que ya era difícil antes.

Pero este desaire de las compañías aéreas con el pueblo de Fuerteventura viene precedido por la “amenaza” del gobierno central de retirarnos el descuento de residente, retirar las ayudas al agua desalada, la desaparición de la política sobre energías renovables, instalación de plataformas petrolíferas ante nuestras costas, retirada de los fondos previstos para regenerar la playa de Caleta de Fuste,…

La verdad, es que la política del gobierno central y el autonómico para con Fuerteventura es algo que nadie con dos dedos de frente puede entender.

A lo ya reseñado anteriormente podemos añadir 20 años entre trámites y obras para conseguir 7 tristes kilómetros de autovía de los 130 necesarios para acabar el eje norte-sur.

Dicho así, “eje norte-sur”, cualquiera diría que es algún artilugio de tecnología punta, pero no, es una simple carretera, una obra que en cualquier otro lugar se realiza con los ojos cerrados.

Hubo un tiempo en que nuestros políticos nos prometieron un hospital, un muelle nuevo en la capital, otro en condiciones en Gran Tarajal, un aeropuerto en el sur, conexión directa con África, una línea con Brasil, etc,…

Y de todo esto han quedado, los irrisorios 7 km de autovía, una mínima ampliación del hospital inacabada, un palacio de congresos que nadie pidió (un mamotreto inacabado), un inmenso archivo histórico inacabado, decenas de colegios que nunca se construyeron, eso si, seguimos teniendo unos magníficos contenedores con aire acondicionado para nuestros escolares.

El futuro más inmediato será una nueva zona industrial en la isla, y van,… a la que le llaman “parque tecnológico” y que auguro que quedarà inacabada.

Como habrán podido observar este artículo es de lo más caótico, pero es que la realidad de Fuerteventura es así, caótica.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.