El laberinto socialista

Momento explosivo
Momento explosivo

La vorágine en la que estamos inmersos estos días complica sobremanera el análisis de la realidad y son tantos los acontecimientos que se agolpan que provocan más de un despiste.
La militancia socialista se encuentra ante una encrucijada que se vislumbra fratricida.
En pleno acopio fervoroso de avales se barruntan operaciones especiales de mayor calado para nuestro devenir más cercano, las cuales tendrían su culminación no más allá del otoño.
El congreso extraordinario de julio parece que no será el final de un proceso, sino el comienzo real de la batalla campal que se va a declarar al minuto siguiente de su finalización, al menos así lo percibo yo en mi entornó más cercano.
Ojalá estuviese equivocado.
Los resultados de las elecciones europeas, pasado el primer impacto, no han conseguido redirigir la forma de hacer política instaurada en nuestra querida isla.
Esta vez da la impresión de que la noche de los cuchillos largos que se avecina se va a saldar con múltiples víctimas a poco que alguien tenga un despiste.
Aún hoy no logro comprender el obstinado afán de control y poder que anida en el ser humano.
En el caso que nos ocupa, los políticos, pueden luchar por cotas de poder tan irrisorias que, vistos sus anhelos desde la neutralidad de un ciudadano de a pie, no podemos más que reírnos de su futilidad.
Observar estos comportamientos en nuestros más allegados compañeros no deja de ser una triste constatación de la necesidad imperiosa, ya no de una renovación, sino más bien de una revolución en toda regla.
El momento es difícil y todos y cada uno nos encontramos en nuestro propio laberinto.
Necesitamos con urgencia que aparezca un militante valiente, ajeno a conspiraciones y componendas, con vocación de trabajo y sin ansias de poder.
Un líder que no tenga miedo de ejercer ese liderazgo y además que anteponga el bien común, del partido y de nuestra isla, a su propio interés particular.
Alguien que cumpliera estas premisas y se condujese con la suficiente honestidad, estoy convencido de que podría conjurar los difíciles momentos que se avecinan.

(Visited 9 times, 1 visits today)

One thought on “El laberinto socialista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.