Destello

El destello, la decisión y el vértigo.

El destello.

Hay momentos –en la vida de cualquier persona– en los que se nos presenta una inesperada oportunidad de participar en proyectos sumamente ambiciosos.

El destello o relumbrón de la vida política puede proyectar una falsa imagen de poder y de ahí que mucha gente se sienta atraída hacia esta actividad.

Pero nada –a mi entender– mas lejos de esta visión.

No hay nada de poderoso en el servicio público, a no ser que se ejerza fuera de los parámetros y los límites de la justicia.

Las posibilidades que nos ofrece el servicio publico de trabajar por el bien común son –o deberían ser– los verdaderos destellos que atraigan a la gente a dar el paso y tomar la decisión de entrar en política.

La decisión.

Este parece ser el momento más difícil del proceso.

Defender tu proyecto, arriesgarse a la crítica y aprender a discernir lo utópico de lo posible.

Algo simple y al mismo tiempo muy exigente para uno mismo.

Servir y procurar el bien común, ese ha de ser el motor de nuestra decisión.

El vértigo.

Es inevitable que una vez tomada la decisión de participar en un proyecto político –si eres una persona decente– que te asalten las dudas, las inseguridades y se produzca ese vértigo que nos asalta cuando hemos de adentrarnos en un terreno desconocido.

Nuestros temores e inseguridades cumplirán una función reguladora de nuestras propias acciones en nuestro quehacer diario y en el cumplimiento de nuestras responsabilidades.

Conclusión.

Y llegado el momento del ejercicio de una responsabilidad pública, nada mejor que arroparse con un buen equipo de trabajo, cohesionado, responsable y decidido.

Hay que formar equipo y lanzarse al vacío, –sin miedos– seguros de nuestras capacidades y conscientes de nuestras debilidades.

La recompensa más grata será la que se derive del trabajo bien hecho y el bienestar de nuestros conciudadanos

(Visited 24 times, 1 visits today)
No hay etiquetas para esta entrada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook