Con aire marcial, ordeno y mando

Una vez más hemos de dedicar este espacio a nuestro bienhadado alcalde, ese que tuvo a bien llenar la plaza de las culonas y aledaños de semáforos a gogó, ¿recuerdan? aquellos que nunca llegaron a funcionar.

Dinero tirado

Luego llegó la puerilidad que supuso rellenar la famosa estatua de bolitas de cristal y luces de … colorines.

Dinero tirado

La ya famosísima estatua pasó por diversos avatares, césped, cemento, bolitas de cristal y últimamente césped de plástico. ¿Fabricado con petróleo de Repsol? Irónico para una ciudad, supuestamente sostenible.

Dinero tirado

También tenemos calles en las que los conductores han de pararse en medio de la vía, interrumpiendo y obstaculizando el tráfico, para realizar una maniobra de aparcamiento estúpida. Todo ello por capricho y contra la voluntad de los vecinos.

Dinero tirado

Hace un tiempo se asfaltaron calles a la carrera para dar servicio a un negocio particular, poco después fracasado. Calles, que aún hoy día, carecen de sentido y funcionalidad.

Dinero tirado

Como sabrán acaba de editarse el último boletín del Ayuntamiento, y claro, en escasamente veinte páginas, diez fotos. A eso le llamo yo narcisismo.

Dinero tirado

Podríamos seguir así, desgranando los desmanes y ocurrencias de nuestro alcalde durante mucho tiempo más, pero vamos a centrarnos un poco en el último desaguisado.

Alguien se levantó un día y como le sobraba un poco de dinero, según sus propias palabras, decidió hormigonar unas cuantas calles del pueblo para,… bueno todavía no sabemos muy bien para que.

Yo mismo le pregunté por el objeto de semejante obra que provocaba un manifiesto malestar entre los vecinos de la zona, y admitiendo públicamente el error, se justificó con la escasa cuantía de lo realizado.

Durante esta semana pasada han procedido a levantar todo lo realizado. Ahora tendremos que reasfaltar, pintar, etc,…

Dinero tirado

Yo propongo a nuestro bienamado alcalde, que ya que es poco dinero, sería un buen detalle que asumiera de verdad la responsabilidad de sus actos y pagara de su bolsillo estas obras.

No es de recibo que se siente ante un micrófono en un medio de comunicación y diciendo que se ha equivocado, una vez más, crea que está todo solucionado y que además debemos aplaudirle.

No podemos permitir por más tiempo disparates de este calibre, en los cuales el pueblo no hace más que poner dinero.

¿Saben de quien es el dinero que se dilapida y desperdicia a diario en nuestro pueblo?

Asuntos sociales podría disponer mucho mejor de los fondos que sustentan los desvaríos de nuestro alcalde.

(Visited 41 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook