Muy pocas veces

Muy pocas veces a lo largo de nuestra vida tenemos la oportunidad de conocer a una persona excepcional y, muchas veces, aun cuando la tenemos delante de nuestras narices nos ciega el colorín y la púrpura de nuestra vida cotidiana. Normalmente las personas excepcionales suelen ser esas en las que nadie repara o a las que nadie encomendaría dirigir una nación porque no emanan egoísmo y egolatría, más bien sencillez y humildad, mucha humildad. Para reconocer a estas personas ni siquiera es necesario estar muy atento, pues enseguida percibirás que irradian ternura, bondad y un desmedido afán –visto desde nuestro … Continuar leyendo…

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook