¡Sapere aude!

El miedo, la rabia y la desesperación no son cimientos sobre los que construir absolutamente nada, y precisamente eso es lo que está ocurriendo desde que comenzó la crisis económica. La situación se ha deteriorado de tal manera, con la inestimable ayuda de nuestro bienamado presidente, que se ha creado una suerte de caldo primigenio en el que se entremezclan los ingredientes antes citados y los resultados que se atisban son inquietantes. Hacia cualquier rincón que uno dirige la mirada no acierta a ver más que ira, odio y revanchismo, expresiones del estilo “el miedo cambia de bando”, nos acercan a momentos … Continuar leyendo…

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook