Una vez en la vida

La campaña se venía desarrollando “al trote”, algo así como que ni fu ni fa. Pero “machete”, digo Cañete se dejó ir, y en lugar de temerse a si mismo, nos metió el miedo en el cuerpo a todos. A esas horas de la mañana en las que uno escucha distraídamente el juego de tertulianos, noticias y sucesos, todo servido al mismo tiempo, surgió la chispa del día, de la semana y si me apuran, del mes entero. Ese prohombre, ese faro que había de guiarnos a la conquista, una vez más, de Europa se mostró tal cual; como es … Continuar leyendo…

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook