Podemos y las mareas

Podemos y las mareas en su propio nombre llevan la penitencia –quizá por eso estén inmersos en la búsqueda de uno nuevo–, nuevo nombre con el que seguir engañando a los votantes.

Si algo hemos podido comprobar en estos últimos años es que no podían y además tampoco querían.

Los cambios que se avecinan en el panorama político pueden abocarnos a un largo periodo de la derecha en el poder.

Con la izquierda convertida en una jaula de grillos, PP y ciudadanos se aprestan –ya veremos con que correlación de fuerzas– a gobernar este país por una buena cantidad de años.

Los Iglesias, Monedero y compañía llegaron para –de la mano del pueblo– asaltar los cielos y se encontraron con la realidad de su propias contradicciones, esas que les hacen caerse de su autoproclamado pedestal.

Rajoy –con su relajada minoria– asiste perplejo al espectáculo que protagonizan los advenedizos de la política y a su vez agradecido de que Pablo Manuel haya dado sentido al viejo refrán; “perro ladrador, poco mordedor”.

Ya se lo dijo Mariano en su momento, “vais bien” y Pablo Manuel sintió tan profundo el halago que hasta ahora a sido –por activa o por pasiva– el verdadero apoyo del PP.

La resaca que nos ha dejado el lío catalán aún siendo desfavorable para los intereses a corto plazo del partido en el poder, no hace sino asentar una mayoría de derechas que en el medio plazo les garantiza su impunidad.

En resumidas cuentas que comenzamos un año mas con las mismas incertidumbres y frustraciones que cualquier otro, pero quizá este en lo político sea especial pues la volatilidad de la situación así lo indica.

Intentaremos la travesía de este 2018 con la esperanza de que –una vez visto el error podemita– los votantes vuelvan a centrarse para conjurar el peligro que acecha de la mano de Rajoy y Rivera.

 

(Visited 15 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook