Militancia activa y dependencia nula

Desde el inicio de la pequeña aventura de este blog, hace ya cuatro años, he venido manteniendo dos constantes que considero “fundamentales” para el cambio político que necesita nuestro país.

Por una parte algo que ya nadie discute, la “jubilación” de los prebostes que llevan treinta años al cargo del chiringuito (no estaría mal aplicar aquí la obsolescencia programada), y por otra, la erradicación de la telaraña de empleados públicos, cargos de confianza y “ayudas de cámara” que suponen una rémora para la administración, además de una pesada carga para nuestra economía.

Ahora quiero añadir otras dos constantes que ayudarán a buen seguro a dinamizar y sanear nuestra vida política.

Algo que, desde mi punto de vista hemos de promover es, la “militancia activa“, porque la situación que estamos viviendo no sólo es culpa de los corruptos que se han aprovechado del sistema, nosotros que al fin y al cabo somos los que financiamos todo esto nos hemos desentendido de la vida pública y así nos ha ido.

Una vez que dejamos atrás los años de la dictadura franquista se extendió una cierta desgana y apatía en la ciudadanía y no era difícil escuchar a la gente decir que “bueno, en cuanto estén entretenidos y no se metan conmigo…”

Existía una importante sensación de objetivo conseguido y de que ya no era necesario seguir en la lucha día a día, pero se ha demostrado que no es así.

Por eso mismo hay que estar ahí, hay que participar “activamente” en la vida pública sobre todo porque ha quedado claramente demostrado que nos va la vida en ello.

Otro de los objetivos, o constantes que habría que perseguir es el de la “dependencia nula“, es decir, la dedicación a la política, a la cosa pública, no debe ser el “medio” de vida primordial de un ciudadano.

El ejercicio de la política debe estar limitado en el tiempo y nunca ha de conformarse como una “profesión” de la cual vivir opíparamente. Hay que dar cabida de esta forma a conceptos tales como compromiso, colaboración o militancia de base.

En una sociedad que se dice “democrática” es inaudito que alguien, por muy bueno que sea, se atrinchere durante veinte o treinta años en una alcaldía, consejería o presidencias varias.

Ya saben, “jubilacion de prebostes“, “erradicación de enchufados y demás fauna“, “militancia activa” y “dependencia nula” sinceramente creo que estos cuatro conceptos pueden ayudarnos a descontaminar este enrarecido ambiente.

(Visited 24 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook