La trampa

Una de esas verdades, de trazo grueso, admitida por todos nosotros, es que la ley de liberalización del suelo de Aznar fue el pistoletazo de salida para la creación de la burbuja inmobiliaria que vivió España entre 1997 y 2007.

Y, aunque se podrían matizar algunas cuestiones, creo que responde a la verdad.

Durante esa década asistimos a una vorágine de especulación y enriquecimiento desmedido, o eso es lo que nos han hecho creer, pues la realidad es bien otra.

Durante los años de la burbuja, los españoles, en general, hicimos dos cosas, trabajar y endeudarnos.

Una vez llegado 2008 estalla la crisis, el PIB mundial sufrió un retroceso de mas de 20 billones de euros.

A día de hoy ya casi se ha recuperado toda esa pérdida pero esa recuperación no la han disfrutado los mismos que sufrieron la pérdida anterior, el dinero ahora ha ido a parar a los Fondos de Inversión.

Ahora con la crisis al galope es cuando el gran capital se apresta a ganar dinero de verdad.

“Los inmuebles adjudicados al otro lado del charco prometen”, afirmó Joan Solotar, directora general de Blackstone, en una entrevista a la cadena de televisión CNBC.

Los Fondos de Inversión están comprando todo tipo de inmuebles a bajo precio, arreglan los mismos y luego esperan el momento adecuado para vender, rentabilizando así su inversión, es decir, especulan con la miseria que recorre el país y además lo hacen con la inestimable ayuda de nuestros políticos.

Para muestra un botón, Blackstone pagó 128,5 millones a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) por 1.860 viviendas construidas con dinero público y en régimen de alquiler, a unos 69.000 euros por vivienda.

Estas viviendas formaban parte del plan de vivienda pública y social, los llamados alquileres sociales, muchas de estas viviendas siguen ocupadas por sus inquilinos que sufren la presión de los nuevos caseros para que abandonen sus casas y así poder subir precios aumentando de esta forma los dividendos a conseguir.

Y ¿cómo han colaborado nuestros políticos a tamaño despropósito? Pues como solo ellos saben, legislando un nuevo tipo de sociedad inmobiliaria, la “socimi” que no paga impuestos so pretexto de dedicar su apuesta económica en un 80% a inversiones inmobiliarios.

Una manera como cualquier otra de vender el país, puesto que ya hemos vendido Endesa, Telefónica, Cepsa, Repsol, Iberdrola, Ferrovial y se aceleran los procesos de Correos, Renfe y Aena, lo siguiente ya son las casas de los ciudadanos, quizá porque ya no nos queda nada mas que vender.

Los Fondos de Inversión han comprado bancos, empresas, viviendas y parece claro que también “voluntades” y ahora solamente han de esperar a que pase el tiempo para recoger pingües beneficios.

A esto se llama ESPECULACION pura, dura y salvaje, y todo ello perpetrado con la connivencia de la mayoría absoluta del Partido Popular.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook