La boda roja

Al final se consumó lo inevitable y tendremos nueva cita con las urnas.

El escenario político sigue siendo prácticamente el mismo que hace cuatro meses con la única diferencia –importante– de que ahora sabemos a ciencia cierta lo que desea cada uno de los principales grupos políticos que volverán a concurrir a esta “segunda vuelta” a la española.

El Partido Popular se ha encomendado a la política inane de Mariano Rajoy dejando la iniciativa a cualquiera que pase por delante de la puerta del congreso y curiosamente esta forma de proceder se vislumbra como la mejor manera de repetir o incluso mejorar los resultados de diciembre.

Ciudadanos se ha destapado como un partido con vocación de centro –al menos en su ánimo de pactar– y ya veremos si lo arriesgado de su apuesta no da con sus aspiraciones en tierra o al fin consigue su objetivo que bien podría ser un gran pacto pero no con el epicentro en el PP sino en ellos mismos.

Después del 26 de junio y con unos resultados similares a los actuales ¿no sería plausible un Ejecutivo –de conveniencia– con Rivera a la cabeza y populares y socialistas como sostén?

El Partido Socialista ha enfrentado una situación diabólica pues fuese cual fuese su decisión en cada uno de los pasos a dar siempre parecía hacerlo mal, o así nos lo han querido vender ciertos medios de comunicación arrodillados ante oscuros intereses.

El intento de formar gobierno ha sido sincero aunque infructuoso.

Podemos ha sido la fuerza política que nos ha mostrado de manera más zafia todas las malas artes que la política ha desarrollado desde el principio de los tiempos hasta hoy. Sus virtudes han sido la prepotencia, la ambición desmedida, la venganza y la mentira, todo vale para conseguir el fin deseado, el poder.

En ese camino que se han trazado hacia su objetivo se han encontrado dos escollos, IU y PSOE. Los primeros han sido reducidos a la mínima expresión pero el podemismo rampante no ha conseguido rematar la faena y por eso se aprestan a intentar una coalición que lamine definitivamente este “pequeño” escollo.

Con el PSOE la cuestión es distinta, Pablo Manuel, siempre dirigido en la distancia por Anguita –el mismo que ahora está todos los días en las teles– se prepara para intentar por segunda vez superar a los Socialistas, pues ese es su único afán, aquí no hablamos ni de bienestar social, ni de paro, solamente se enfoca a un objetivo que no es otro que el de ocupar el espacio de los Socialistas e instaurar un nuevo “bipartidismo”.

Si Pablo Manuel consigue el famoso sorpasso ya se pueden preparar los Socialistas pues la ambición y prepotencia de este nuevo político podría dejar a la “boda roja” en un juego de niños.

(Visited 148 times, 1 visits today)

2 comentarios en “La boda roja

  1. Está feo hablar de uno mismo y sobre todo si es bien.
    Pero por ahí he ido dejando comentarios, donde se puede corroborar, que lo que voy a decir ,lo he dicho ya innumerables veces.
    A partir del resultado de las elecciones del 20 de diciembre, vi muy difícil un acuerdo de gobierno conveniente para el país y para nuestro partido.
    Desde entonces, vengo vertiendo opiniones, que van encaminadas a seguir otra forma de actuar. Dije y digo, que no deberíamos fiar todo el trabajo del Psoe, a intentar formar acuerdos.
    Mi opinión pasaba y pasa, por hacer profundos cambios en el partido. No es posible, o yo no admito, que después de 137 años, nuestra principal preocupación, sea que Podemos nos de o no el “sorpasso”.
    El Psoe, debió empezar rápidamente una refundación, donde se eliminasen los defectos que nos aquejan y modernizando el partido, hasta hacerlo el más moderno, más democrático, más participativo y más socialista que nunca y que todos los demás.
    Tenemos, -siempre en mi opinión-, algunos males que nos frenan. Uno de ellos, es la prepotencia de los llamados barones. Su prepotencia y sus ambiciones. Las “familias” que forman para conseguir sillones y que contrarían los modos democráticos.
    Para ellos, proponía y propongo varias soluciones:
    1.- Quitarles poder en favor de las bases, para disminuir sus ambiciones. Ello se haría traspasando parte de ese poder, a la militancia, que sería la verdadera dueña del partido y de sus principales decisiones. Para ello, pondría normas, donde, además de poner en manos de las bases las decisiones, entre ellas, esté la revocación de cargos.
    2,- Las decisiones cambiarían el sentido, yendo de abajo a arriba, en lugar de arriba abajo. Nada de argumentarios de la cúpula, que todos hemos de seguir a pié juntillas. Seriamos las bases los que les diríamos a los de las distintas ejecutivas, el camino a seguir, haciendo de ellos: los jefes del partido, verdaderamente nuestros representantes, que es lo que deberían ser.
    3.- La máquina del partido, está funcionando, como mucho, a un 25%. La gente está desanimada y no trabaja. No lo hace, porque se nos ningunea, teniéndonos como los “machacas” de un partido que solo ellos manejan. “Si se consideran los amos del cortijo, que se lo cuiden ellos” ; es lo que dicen miles de militantes. Otros hace tiempo que se fueron del Psoe. Que publiquen la lista de afiliación y comprobaremos que son muchos los que nos han abandonado y lo que es peor, se han pasado al “enemigo”, haciendo un flaco favor al partido con sus críticas destructivas.
    4.- Este gran paso en la participación de la militancia, les haría dejar de verse utilizados dándoles el protagonismo que deberían tener. Esto les haría trabajar con ganas y la participación sería mucho mayor.
    5.- Un partido con este grado de modernización y democratización, no existe en España. Entonces, seríamos, sin duda alguna, el partido más moderno, más democrático y más con más participación de la gente.

    Ya no seríamos un partido viejo, anquilosado y temeroso de que un Podemos nos adelante. Seríamos, los primeros. Y lo seriamos por méritos propios. Así volvería a brotar con fuerza hasta conseguir ser la primera fuerza política de españa.
    Para ello, tenemos fuerza, gente, experiencia, ganas de trabajar y de cambiar la política sin tener que inventar nada nuevo, solo profundizando en democracia, en las luchas por los derechos de los más débiles, en reparar los problemas viejos, y otros nuevos que van surgiendo y surgirán…
    Solo se trata de poner a trabajar nuestra ideología, que muchos parecen haber olvidado y que está ahí desde hace 137 años.

Deja un comentario

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook