El final del bipartidismo es una entelequia

El final del bipartidismo es una entelequia. La realidad “pretendida” no ha conseguido sustituir a la vida real.

Durante el último año los medios afines al búnker podemita han machacado a la población con dos ideas centrales, a saber, la primera que el PP y el PSOE  eran esencialmente lo mismo y la segunda era hacernos creer que tanto ellos como Ciudadanos barrerían a los partidos anteriores.

 La primera de las ideas-fuerza de los podemitas se ha demostrado una auténtica necedad cuando no directamente una estupidez y es que cuando se miente descaradamente lo normal es que, tarde o temprano, te descubran.

En cuanto al segundo planteamiento de los gurus mediáticos, han sido las urnas las encargadas de bajar los humos a la caverna mediática podemita.

El resultado electoral dejó meridianamente claro que todavía resistían dos grandes partidos con casi dos tercios de la representación en el Congreso y el tercio restante se lo reparten los demás.

Llegados a este punto entra en juego un tercer elemento, que no es otro que la gestión del resultado electoral, y es aquí donde ha quedado en evidencia, sobretodo, Pablo Manuel Iglesias.

Los exabruptos, los chantajes, los delirios de grandeza y el carácter mesiánico del líder  podemita han dejado claro que no hay en ese pseudo partido ni proyecto, ni ideas de izquierdas, sino solamente un cálculo espureo para intentar conseguir, a cualquier precio, una serie de sillones en los que acomodar a su staff dirigente.

En las últimas semanas hemos asistido a un espectáculo interesante en las filas de la secta; ediles pillados repartiendo prebendas que se niegan a dimitir, purgas por los cuatro puntos cardinales del país, al más puro  estilo stalinista, etc,…

En el futuro yo auguro, como ha ocurrido ya en otros momentos, el enésimo resurgir de IU y el paso a la irrelevancia de los  podemitas fruto de la diáspora que se aproxima en su interior.

Volverá el bipartidismo, quizá no tan acentuado como hasta ahora pero la gestión de los emergentes no deja lugar a dudas de que no venian para dialogar, pactar y buscar soluciones sino que su afán era situarse como los nuevos sujetos bipartidistas y han fracasado.

Ahora, situados en el fango de la derrota sin paliativos se aprestan a repartirse el mínimo botín que han conseguido.

En resumen, nos han hecho perder un par de años preciosos para trabajar por el país y por los ciudadanos.

(Visited 92 times, 1 visits today)

1 comentario en “El final del bipartidismo es una entelequia

  1. Se esta produciendo un cambio generacional que hace que los partidos de la casta (como la define enrique de diego, esa que nos gobiernas de padres a hijos hasta convertise en una casta polutica) tiendan a ser sustituida; de ahi el miedo. Tu previcion del resurgir de iu es solo un deseo pues la gente ha superado el binomio izquierda derecha. Por cierto, que no es una entelequia en politica?

Deja un comentario

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook