Aquí estamos y no podemos fallar a la gente

Aquí estamos, a menos de una semana de la “re-elección” entre los “re-candidatos” y prácticamente con las mismas dudas y las mismas certezas que nos asaltaban el 20-D.

Con el paso de los meses hemos podido asistir a ceremonias de todo tipo, la del PP ha sido del estilo,… “nada por aquí, nada por allá”, y bien pensado la de Podemos exactamente la misma, como partidos hermanos que son.

Lo de Ciudadanos ha sido un “mutis por el foro”, una vez quemados los últimos cartuchos dialécticos.

Los tres partidos que hemos citado, son todos ellos distintos, ni mejores ni peores, difieren tanto en políticas económicas como en políticas sociales, aunque menos de lo que dan a entender.

La separación de poderes practicada por el PP en esta legislatura, puede ser –y es, de facto– defendida por Monedero, ya lo han oído Uds.. estos días “el gobierno tiene que dar órdenes a los jueces.

La libertad de prensa practicada por el PP en esta legislatura, puede ser –y es, de facto– defendida por Pablo Manuel Iglesias, ya lo han oído Uds. también estos días “la existencia de medios privados ataca la libertad de expresión”.

Es decir, los jueces, la policía, la guardia civil y los medios de comunicación, entre otros, han de ser “controlados y maniatados” por el gobierno de turno liquidando de esta forma cualquier garantía constitucional de libertad.

Así nacieron el PP y Podemos
Así nacieron el PP y Podemos

Y estos, peperos y podemitas –tanto monta, monta tanto– desde sus atalayas bien remuneradas, cobrarán por “indemnización” 8.345.-€, y todo por “vacilarnos” durante estos últimos seis meses, andan a la greña para ver quien se queda –una vez pasado el trago del 26J– con el mirlo blanco socialista.

Porque ni unos ni otros podrán gobernar sin el PSOE.

El Partido Socialista es el único al que todos necesitan, sean de izquierda o derecha porque está claro que más allá de la coyuntura económica que estamos viviendo, los Socialistas son los únicos que muestran sensatez y cordura en sus propuestas, equidistantes entre los postulados radicalmente neoliberales del PP y los neocomunistas de Podemos.

El Partido Socialista no debería dilapidar este bagaje político rindiéndose  ante ninguno de estos partidos.

Las opciones han de estar claras y bien definidas: ganar y por ende gobernar o seguir en la oposición para defender al pueblo de corruptos –PP– y demagogos –Podemos–.

Aquí estamos, y no podemos fallarle a la gente.

 

(Visited 144 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Favicon Plugin made by Alesis

Facebook